El incienso: terapia para el alma

INCIENSO2

El incienso nos ayuda a desarrollar nuestra voluntad psíquica, sirve para purificar y limpiar de malas vibraciones el ambiente, para equilibrar el aura y despejarla y para atraer las vibraciones positivas, así nos sirven de guía, llenándonos de propósitos nobles.

La acción de prender un incienso conlleva a una actitud específica. Nos concentramos en ello, se crea un ambiente especial que nos invita a elevarnos, a proyectarnos espiritualmente y a meditar. Cada fragancia tiene su propia energía vibratoria, así que, el incienso puede ser seleccionado de acuerdo al estado que desea llegar la persona, ya sea para eliminar un estado de estrés, un profundo estado de relajación, o llegar a un estado de sanación. Otras personas lo seleccionan de acuerdo a su corazonada, su intuición, logrando el objetivo deseado, si bien puede usarse como producto aromático, a cada esencia se le atribuyen unas propiedades especiales.

El incienso, al arder, produce un humo aromático de interesantes usos y propiedades, ha estado presente desde la antigüedad hasta nuestros días en una serie de celebraciones y cultos y es un ingrediente que no sólo acompaña a los rituales religiosos sino también a aquellos eventos más cotidianos. Posiblemente es el incienso la resina aromática más popular y la más solicitada. Ha sido utilizada para acompañar a uno en las oraciones, para alabar a Dios, purificar el aire, liberarnos de las vibraciones negativas, despertar la conciencia y mejorar el estado de animo.

No existe un “único incienso” sino una gran variedad de ellos con grandes poderes espirituales, aromas y propiedades diferentes dependiendo de los ingredientes que lleve la mezcla. Por ejemplo, facilita la concentración y la meditación individual o de un grupo, crea un ambiente placentero en nuestras casas o en nuestro trabajo liberándonos de energías negativas, atrae la energía positiva y purifica el entorno y a las personas librándonos de las malas influencias, concentra las fuerzas y las dirige hacia el objetivo que nos hemos propuesto siendo capaz de ayudarnos a conseguir lo que en un determinado momento deseamos. Perfuma, relaja y armoniza la mente. Cuando se logra dominar bien sus efectos, y se entiende como ciertos olores alteran el estado anímico de la persona, se obtiene unos resultados realmente sorprendentes. Cada fragancia tiene su propia energía vibratoria, así que, el incienso puede ser seleccionado de acuerdo al estado que desea llegar la persona, ya sea para eliminar un estado de estrés, un profundo estado de relajación, o llegar a un estado de sanación. Otras personas lo seleccionan de acuerdo a su corazonada, su intuición, logrando el objetivo deseado.

Para quemarlos lo mejor es buscar un lugar especial, algún rincón favorito de la casa y ponerlo en recipientes especiales, como tablillas especiales para el incienso. Las varillas no revisten ninguna dificultad, posiblemente es la forma más cómoda de quemar incienso, sólo tenemos que sujetar la varilla en una tablita especial y prenderle fuego con la llama de una cerilla o mechero.

Por Andrés Rodríguez.

Cantaluna. Abraza lo natural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s